martes, 16 de noviembre de 2010

Sobre resultados inconcebibles

Y de repente te acuerdas de que lo que escribiste la noche anterior en el blog no se parece en nada a lo que querías contar. No es la primera vez que me pasa, los cerros de Úbeda tienen un encanto especial.

El miércoles pasado tuve un examen, en el que una de las partes eran preguntas de verdadero o falso. Había dos bloques separados, uno por cada tema, el primero con diez preguntillas y el segundo con veinte. Nada raro por ahora.

Cuando llego al primero de los bloques de V/F después de hacer un par de ejercicios, me pongo al lío: verdadero, verdadero, verdadero, verdadero, verdadero, verdadero, verdadero, verdadero, verdadero y... verdadero.

¡Todo verdadero! Algo tiene que estar mal, esto no puede ser así (como en tercero de EGB al hacer un examen de multiplicar y dividir te daba un resultado con decimales, algo habías hecho mal fijo). Pero nada, por mucho que revisara era todo verdadero. Así que seguí con el examen...

Hice otro par de ejercicios, hasta que llegaron las veinte preguntas de V/F: falso, falso, falso, falso, falso... y así hasta un total de 20. 

¡Pero qué demonios!

Yo miraba a la gente y sus caras no mostraban el estupor de la mía, lo cual me confundía aún más, pero por más que mirara y repasara las preguntas, en ninguna cambié el resultado. Será que soy el único que aún no es inmune...


3 comentarios:

Iker dijo...

Juas juas juas juas, el eterno dilema.

Anónimo dijo...

deeeeeeeeeeeeeeeuuuuuusssssssss

Raúl dijo...

Bien hecho!!!!!!